Deenero, descuentos en todas tus compras.


J.O. de invierno y Viajes

Con esta “fiebre olímpica” que poco se ha vivido (o por le menos sentido) en España, en parte por una representación limitada, uno se pone a pensar y a soñar.

A pensar, en cómo puede ser posible que haya tan pocos deportistas “de invierno” conocidos en este país, que al fin y al cabo tiene montañas y en invierno nieve en ellas, con pistas y todo, y que además ha presentado dos candidaturas para futuros Juegos Olímpicos de Invierno.

A soñar, con viajar a esos lugares que se nos antojan bellamente nevados, con paisajes como de postal y en los que nos apetecería correr, jugar, revolcarnos en esa rica nieve…

Aquí es donde pensamos en el frío. Pero nada que moleste si tenemos el equipamiento adecuado (ropa cálida, botas impermeables, etc…) y en los grandes cambios que esto puede representar al pasar de nuestra vida de urbanitas confesos a esos espacios que las imágenes nos muestran.

Pero también es cierto que los viajes no sólo pueden o deben ser físicos (subirse a un coche, tren, avión…), sino que también pueden ser inmóviles. Es decir que también podemos viajar en espíritu.

¿Cómo? Pues a través de la televisión o de la lectura.

Con la tele nos trasladamos a los lugares más recónditos en un santiamén y disfrutamos, casi siempre, de plazas privilegiadas, tipo VIP.

Con los libros (las revistas y hoy día Internet) el viaje no solo es posible a través del espacio, sino también del tiempo tanto presente, como pasado y futuro…

Mmmm, la fiebre viajera y aventurera está subiendo en mi, o al menos la de cambiar de aíres. ¿Qué tal si organizamos un agradable fin de semana de lectura o de tele (ya sea con el televisor o con el ordenador) cómodamente instalados en el sofá, mi sillón favorito u otro?

Y ahora que lo pienso, ¿por qué no invitar a familiares y/o amigos a compartirlo?

O entonces ¿por qué no buscar a nuevas amistades o relaciones?

Ya veo, al final esa idea de Grandes Espacios solitarios ha resultado de lo más social… Voy a tener que revisar el estado de la despensa y del bar para estar bien preparada…



Tiempo de mimarse

El problema con la información que nos llega, es que no siempre podemos escoger lo que se va a presentar ante nuestros ojos.

Hoy un magazine de lo más serio presentaba un titular casi insultante: “Pierda peso antes del verano”.

Cierto es que con las frías temperaturas y la lluvia que nos cubre en estos días, la sola idea de ponerse el bañador parece casi una utopía. Eso sí, nadie nos prohíbe dejar la operación bikini par más tarde mientras nos dedicamos a la operación cocooning, es decir mimar nuestros cuerpos y nuestras almas.

He aquí, en un solo clic, algunas ideas para irnos quitando de encima el óxido invernal:

– Poner al día mi biblioteca (¿has leído ya “Venganza en Sevilla”, de Matilde Asensi?).

Dar un toque acogedor y alegre a mi casa, el verde manzana y el malva oscuro parecen ser los colores de esta temporada.

Reavivar el colorido de mi armario y optar por prendas que aunque cálidas sean de tonos vivos y alegres. La primavera está a la vuelta de la esquina, así que ¿por qué no anunciarlo con colores tales como el azul, el rojo, el rosa…? Todo lo que nos aleje de esos grises y marrones invernales y nos anime el corazón y el alma.

– Y para mejorar la moral nada como limpiar y renovar nuestra piel. Máscarillas naturales, curas de vitaminas, bálsamos nutrientes, nos pondrán al día con los cosméticos y nuestra piel estará lista cuando por fin el primer rayito de sol serio se digne a aparecer.

En fin, y sin alargarnos en el tema, podemos ir mirando algunos equipamientos de fitness para estar preparados… prometido, ¡mañana me pongo a ello!